La hora dorada


_DSC0111


_DSC0068

Coche


_DSC0072

Divertimento


2015-21-4--07-29-03a
Tengo fe en el mejoramiento humano, en la vida futura, en la utilidad de la virtud, y en tí.
(José Martí, Ismaelillo)

La muerte en rosa


_DSC0273
A lo sonoro llega la muerte
como un zapato sin pie, como un traje sin hombre,
llega a golpear con un anillo sin piedra y sin dedo,
llega a gritar sin boca, sin lengua, sin garganta
(Pablo Neruda, Sólo la muerte)

Gaviota en azul y blanco


_DSC0588_edited

Marina


_DSC0570_edited
Corría el aire, corría,
del mar al puerto.
Y un barco azul navegaba
en el mar abierto.
(Canción infantil)

La orilla


_DSC0329_edited
Vamos mengana a usar la maravilla
esa vislumbre que no tiene dueño
afila tu delirio / arma tu sueño
en tanto yo te espero en la otra orilla
(Mario Benedetti, Maravilla)

Celeste


_DSC0314_edited
Vamo arriba la Celeste,
Vamo, la de ayer y la de hoy.
Vamo, como dice el Negro Jefe
(Cuando juega La Celeste, Jaime Ross)

La tarde


_DSC0279_editedLa luz que en tus ojos arde
Si los abres, amanece
Cuando los cierras parece que va
Muriendo la tarde
(Sindo Garay)

Lo que pudo ser


_DSC0342

A la espera


11150859_10153195701766730_5409502307202142862_n

La levedad del ser


20150415_200908

Oso goloso


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entre pobres tapias


_DSC0268

Corral de muertos, entre pobres tapias,
hechas también de barro…
(Miguel de Unamuno)

Boda con banda de jazz


_DSC0076

En cierto modo, la vida es como el jazz… es mejor cuando improvisas
(George Gershwin)

Siluetas


_DSC0037

Otra mirada


Otra mirada

¿Qué es en definitiva el mar?
¿por qué seduce? ¿por qué tienta?
suele invadirnos como un dogma
y nos obliga a ser orilla

(Mario Benedetti)

Arpa


_DSC0003

me jode confesarlo
pero la vida es también un bandoneón
hay quien sostiene que lo toca dios
pero yo estoy seguro que es troilo
ya que dios apenas toca el arpa
y mal
(Mario Benedetti)

Nombras el cielo, niña


10387700_10152623367606730_6001741923594337376_n

Nombras el cielo, niña.
Y el cielo azul, la nube blanca,
la luz de la mañana,
se meten en el pecho
hasta volverlo cielo y transparencia.
(Octavio Paz)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.