Día del psicólogo


Detesto esto de los días. El de las madres es el que peor tolero, esa imagen de la gente en las guaguas con sus cakes a cuestas en un caliente domingo de mayo es patética. Además, detesto que me programen qué día debo escribirle una postal (espantosa, por cierto) a alguien que amo. Definitivamente, no me siento bien con los “Días de….”

Este del psicólogo tiene su cosa, porque tiene que ver con Varona, pudo haber tenido que ver con Martí, con Varela, con Saco, con mi profesor Dieguito que tanto enaltece la profesión, con Torroella, inmenso y asequible siempre. Pero se decidió por votación, entre todos los psicólogos cubanos que quisieron votar, que fuera por Varona y creo que está bien.

Ser psicólogo es complejo. Es bonito, pero complejo. A esta altura de mi vida profesional creo que la cualidad de saber escuchar es la primera que debe tener un psicólogo (doy por descontado las necesarias para entrar en la carrera). No todos los psicólogos pueden ser terapeutas, para serlo hay que tener un extra, no solo el que dan los libros, hay que estar tocado por una estrella para poder dialogar con la angustia y la agonía, para dar paz, para enseñar a encontrarla, para cambiar el color de los lentes con que se mira la vida.

Anuncios

Publicado el abril 13, 2008 en Por dentro. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: